El pequeño reino himalayo llamado Nepal, es dueño de una antiquísima civilización y poseedor de una extraordinaria y variadísima geografía que combina las tierras llanas de esplendorosos arrozales con los picos más altos del mundo. Sus gentes conforman un multivariado mosaico de etnias y costumbres, tradiciones y dialectos. La riqueza de templos, santuarios, monasterios y stupas es impresionante. Sus ciudades parecen suspendidas en el tiempo y sus calles y callejuelas son todo un espectáculo tan vital como inolvidable.

Para el mundo exterior Nepal venía a ser algo así como un Sagri-Lá, un reino de gran belleza, habitado desde tiempos inmemoriales por el austero pueblo de las montañas. EDMUND HILLARY.